dieta rápida

Consecuencias de perder peso de forma rápida

Cuando nos sorprendemos con algo de sobrepeso, entramos en pánico y queremos bajarlo pronto, sobre todo si nos dicen que eso ayudará mucho al control de nuestra Diabetes. Pero perder mucho peso en poco tiempo puede traer consecuencias a la salud.

El cuerpo tiene que adaptarse poco a poco a la pérdida de peso, de pues de esta manera no tendrás problemas con el rebote. Además, si se pierde peso muy rápido, probablemente la dieta que se está siguiendo sea muy severa, y una vez que se alcance el peso deseado y se vuelva a comer normalmente, la ganancia de peso será igual de rápida.

Los principales problemas de perder mucho peso en poco tiempo son la deshidratación, la sensación de fatiga crónica y la mayor probabilidad de sufrir una lesión.

Pérdida de agua

Muchas dietas milagro se basan en la pérdida de líquidos o deshidratación para hacerte creer que estás bajando de peso. El problema es que una vez que dejas la dieta, el agua se recupera y vuelves a tener el mismo peso de antes.

Las dietas que mayor deshidratación causan son aquellas con una gran carga de proteínas como la muy famosa dieta Atkins y las dietas muy bajas en calorías. Estas pérdidas notables de agua en el organismos tienen consecuencias a nivel cardiovascular y renal pues la sangre es en su mayor parte agua y si hay deshidratación la sangre se espesa y hay problemas en su circulación: la tensión arterial se altera y comienzan los problemas para regular la temperatura corporal. Por supuesto este tipo de dietas no son adecuadas para un persona con Diabetes, primero porque pocas calorías causaran un desplome en tus niveles de glucosa, lo que puede traer serias consecuencias, y segundo porque un exceso de proteínas puede dañar tus riñones y sabemos que es uno de los órganos que más se deben cuidar cuando se tiene Diabetes.

Una pérdida del 2-4% del peso por deshidratación, hablamos de unos 2-3 kilos en una persona media de 70 kilos, supone una bajada de rendimiento importante en las funciones básicas, lo que nos lleva al siguiente apartado: la fatiga crónica o esa sensación de que el cuerpo pesa y estamos constantemente cansados.

Cansancio crónico

Este es uno de los primeros síntomas que nos alertan cuando estamos haciendo mal una dieta. Si el organismo se siente fatigado de manera constante quiere decir que estamos restringiendo demasiado los nutrientes, el y las actividades normales del organismo comienzan a necesitar cada vez más energía. Una forma de decirlo es por el cansancio.

Ahora bien, en una persona con Diabetes, el cansancio crónico indica un mal control de los niveles de glucosa. Cuando el cuerpo no puede aprovechar la glucosa y ésta se queda en la sangre, los órganos no tienen energía suficiente para realizar sus funciones, por lo que te sientes cansado todo el tiempo.

Si ahora estás en una dieta y te sientes cansado, una buena forma de averiguar las causas es medir tu glucosa. Si esta alta, tu cuerpo no la está aprovechando y si está muy baja ¡cuidado! Tu dieta no te está dando lo suficiente.

Consecuencias de bajar de peso rápidamente

Una pérdida drástica de peso provoca una pérdida de músculo, que en gran parte es el protector de huesos y articulaciones. Si nuestros músculos están más débiles y seguimos haciendo deporte con igual intensidad las lesiones no tardarán en aparecer.

Los huesos también pueden volverse más débiles debido a la falta de nutrientes, aumentando las probabilidades de sufrir una fractura cuando hacemos deporte o incluso en labores tan simples y cotidianas como caminar.

Es importante que tomes en cuenta que bajar de peso es un proceso que se lleva tiempo, al igual que subiste de peso paulatinamente. No hay nada mejor para tener un peso saludable que mejorar tus hábitos alimenticios y hacer ejercicio.

Perder más de 10 kilos en un mes es algo que hace sufrir al cuerpo porque no es de manera progresiva, el cuerpo se ve sobrepasado por la situación y es cuando las cosas comienzan a fallar.

Se recomienda perder entre 1-2 kilos por semana máximo, que es como se produce una bajada gradual de peso que no requiere de una restricción tan brutal de calorías y al organismo le da tiempo a ir adaptándose al nuevo peso sin sufrir en exceso.

Te sugerimos que acudas al médico para que te ayude a realizar un plan alimenticio y un plan de ejercicios.

Fuente: http://www.diabetesbienestarysalud.com/rapida-perdida-de-peso-sus-consecuencias/

[vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column]

cancer de seno

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de seno?

Un factor de riesgo es todo aquello que afecta la probabilidad de que usted padezca una enfermedad, como por ejemplo el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen distintos factores de riesgo. Por ejemplo, la exposición de la piel a la luz solar intensa es un factor de riesgo para el cáncer de piel. El fumar es un factor de riesgo para el cáncer de los pulmones, la boca, la laringe, la vejiga, el riñón y otros órganos.

Sin embargo, los factores de riesgo no suministran toda la información. Si se tiene uno, o hasta varios factores de riesgo, no necesariamente significa que se padecerá la enfermedad. La mayoría de las mujeres que tienen uno o más factores de riesgo de cáncer de seno nunca padecen la enfermedad, mientras que muchas mujeres que la padecen no tienen factores de riesgo aparentes (excluyendo el ser mujer y de edad avanzada). Aun cuando una mujer con factores de riesgo padece cáncer de seno, resulta difícil saber cuánto pudieron haber contribuido estos factores.

Algunos factores de riesgo, como la edad o raza de una persona, no se pueden cambiar. Otros están relacionados con factores cancerígenos ambientales. Además, existen factores de riesgo relacionados con conductas personales tales como fumar, tomar alcohol y la alimentación. Algunos factores tienen más influencia sobre el riesgo que otros, y el riesgo de cáncer de seno cambia con el transcurso del tiempo debido a factores como el envejecimiento o el estilo de vida.

Factores de riesgo que usted no puede cambiar

Incidencia según el sexo

El simple hecho de ser mujer es el principal riesgo de padecer cáncer de seno. Los hombres pueden padecer cáncer de seno, pero esta enfermedad es aproximadamente 100 veces más común entre las mujeres que en los hombres. Esto probablemente se debe a que los hombres tienen menos de las hormonas femeninas estrógeno y progesterona, lo que puede promover el crecimiento de células cancerosas de seno.

Envejecimiento

Su riesgo de padecer cáncer de seno se incrementa conforme su edad aumenta. Aproximadamente uno de ocho cánceres de seno se detecta en mujeres menores de 45 años de edad, mientras que aproximadamente dos de tres cánceres invasivos del seno se encuentran en mujeres de 55 años o más.

Factores de riesgo genéticos

Se cree que alrededor del 5 al 10 por ciento de los casos de cáncer de seno son hereditarios, lo que significa que se originan directamente de defectos genéticos (llamados mutaciones) heredados de uno de los padres.

BRCA1 y BRCA2: la causa más común de cáncer de seno hereditario es una mutación hereditaria en los genesBRCA1 y BRCA2. En las células normales, estos genes ayudan a prevenir el cáncer al producir proteínas que evitan el crecimiento anormal de las células. Si usted heredó una copia mutada de uno de estos dos genes de cualquiera de sus padres, usted tiene un alto riesgo de cáncer de seno en el transcurso de su vida.

Aunque en algunas familias con mutaciones BRCA1 el riesgo de padecer cáncer de seno durante la vida es tan alto como 80%, en promedio este riesgo parece estar entre 55 a 65%. Para las mutaciones BRCA2, el riesgo es menor, alrededor de 45%.

Los cánceres de seno asociados a estas mutaciones se presentan con más frecuencia en mujeres más jóvenes y con más frecuencia afectan a ambos senos en comparación con cánceres no asociados a estas mutaciones. Las mujeres con estas mutaciones hereditarias también tienen un riesgo aumentado de padecer otros tipos de cánceres, particularmente cáncer de ovario.

Fuente: http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/guiadetallada/cancer-de-seno-causas-factores-de-riesgo

[vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column]

peso saludable

¿Cómo saber si tengo un peso saludable?

Algunos métodos permiten saber si se tiene el peso saludable. Uno de los más prácticos y fáciles es medir el Índice de masa corporal (IMC), que se logra mediante la aplicación de una fórmula matemática donde se divide el peso (en kilogramos) por la estatura (en metros) al cuadrado, el resultado indicará si el peso de la persona está acorde con su estatura. Esta fórmula no aplica para mujeres en estado de embarazo.

Pongamos un ejemplo con una persona que pesa 60 kilos y mide 1,57 metros. Aplicamos la fórmula: 60 /1.57 x 1.57 = 24,34, que será su IMC. Este resultado se confronta con la tabla de criterios de evaluación del IMC así:

– Inferior a 18,5: está dentro de los valores correspondientes a delgadez o bajo peso.
– Entre 18,5 y 24;9: está dentro de los valores normales o de peso saludable.
– Entre 25,0 y 29.9: está dentro de los valores correspondientes a sobrepeso.
– Si es 30,0 o superior: está dentro de los valores de obesidad.

Otro método que puede utilizarse es la circunferencia de la cintura, que es una medida útil para determinar los riesgos de salud relacionados con el peso. Se ha estudiado que la concentración de la grasa en la parte de la cintura y abdomen se asocia a un mayor riesgo de sufrir de enfermedades cardiovasculares. Esta medida se toma buscando el punto más alto de los huesos de la cadera y midiendo la cintura por encima de esos puntos: 

Se considera obesidad abdominal si:
-Es mujer y tiene una medida de circunferencia de cintura mayor a 80 cm.
-Es hombre y tiene una medida de circunferencia de cintura mayor a 90 cm.

Un exceso de grasa abdominal es grave, porque expone a la persona a un riesgo mayor de padecer afecciones relacionadas principalmente con la obesidad, como diabetes tipo 2, colesterol  sanguíneo elevado, niveles altos de triglicéridos, presión arterial elevada y arteriopatía coronaria (que es el estrechamiento de los pequeños vasos sanguíneos que suministran sangre y oxígeno al corazón).Es importante tener en cuenta que si el IMC está fuera del rango normal o peso saludable y la circunferencia
de cintura está por encima de los rangos dados, debe consultar con un médico, nutricionista o especialista y no automedicarse o
iniciar dietas sin ningún control.

Estas son algunas de las prácticas que realizadas de manera regular previenen el sobrepeso y ayudan a mantener un peso saludable:

– Alimentarse sanamente.
– Reduzca al mínimo el consumo de alimentos ricos en grasa trans (aceite o manteca de origen animal, margarina, y aceite reutilizado), bebidas azucaradas (refrescos, gaseosas), conservas o encurtidos.
– Incluya en la alimentación cinco porciones diarias (400 gramos) de frutas y verduras.
– Reduzca el consumo de sal.
– Realizar actividad física con regularidad.
– Son suficientes 30 minutos de caminata diaria durante 5 días a la semana. En niños y adolescentes, el tiempo es el doble y se deben incluir actividades deportivas vigorosas.

Fuente: http://www.minsalud.gov.co/sites/rid/Lists/BibliotecaDigital/RIDE/DE/COM/BOLETIN

Fuente: http://familiascondiabetes.org/wp-content/uploads/2013/11/15009714_xxl.jpg

[vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column]

summer_beach_cocktails-1920x1080

¿Cómo me cuido del sol?

El Sol emite una serie de radiaciones que llegan a la Tierra afectando de diferente manera según la intensidad y el tipo de radiación. En el caso concreto de la piel, las radiaciones que más afectan son las ultravioleta, la UVA y la UVB. Una exposición prolongada y sin protección al Sol provoca daños en la piel, algunos visibles y otros invisibles como pueden ser la modificación genética de las células de la piel, la oxidación, los daños en el sistema inmunológico  o el fotoenvejecimiento.

El cuerpo humano tiene una serie de mecanismos de protección frente a esas radiaciones pero, en la mayoría de los casos, las defensas de la piel son insuficientes para protegerla de los daños que puede causar el Sol. Los protectores solares o fotoprotectores existen con el fin de ayudar a la piel en la defensa frente a los rayos UVA y UVB pero, ¿sabemos bien qué son los fotoprotectores, su composición o de qué manera son un aliado de la piel en la protección de la misma?

Un fotoprotector es un producto cosmético compuesto por unos filtros que previenen daños en la piel ante su exposición al Sol. Es importante destacar la palabra previenen en tanto que no lo evitan en su totalidad por lo que debemos ser responsables con el tiempo que permanecemos bajo el Sol. Los filtros que podemos encontrar son de varios tipos: físicos, químicos o biológicos, pero de esto hablaremos más adelante.

Podemos encontrar diferentes tipos y texturas de fotoprotectores que se adaptan mejor a los gustos y necesidades de cada persona. Recordemos que el nivel de protección, la cantidad de producto a utilizar o las repeticiones en la aplicación del protector dependerán de factores como el tipo de piel de cada uno, el lugar que nos encontremos, el tiempo que vayamos a estar expuestos al Sol o de otras características propias de nuestras pieles. No es lo mismo estar en una playa a las 12 de la mañana, durante dos horas y teniendo un fototipo de piel I que dar un paseo por la ciudad en otoño con un fototipo de piel IV.

Entre las diferentes texturas encontramos:

– Geles: son texturas más ligeras que las cremas y no comedogénicas, es decir, exentas de grasas. Permiten una rápida absorción sin dejar residuos blanquecinos. Suelen ser recomendados para pieles normales y grasas.

– Cremas: su mayor contenido en lípidos hace que se trate de una textura más hidratante que los geles. Las podemos encontrar con diferentes consistencias para todo tipo de pieles según el factor de protección que tengan.

– Spray: son texturas más líquidas y de fácil aplicación ya que se trata de emulsiones a modo de loción. Debemos tener en cuenta que será necesario repartir el producto una vez aplicado sobre la piel.

– Maquillaje compacto: más que una textura hablamos de una modalidad de producto ya que se trata de un tipo de maquillaje con protección solar.

– Cápsulas: una vez más tenemos que dejar de hablar de texturas propiamente dichas ya que se trata de una nueva forma de protección solar mediante cápsulas que activan los mecanismos de fotoprotección desde el interior del cuerpo. Son muy recomendables en épocas estivales en combinación con las cremas, geles o sprays, nunca sustitutivas.

A la hora de escoger el fotoprotector más adecuado para nosotros tendremos que tener en cuenta no sólo nuestro tipo de piel sino el índice de protección que ofrecen.

Fuente: http://www.heliocare.es/salud/fotoprotectores-i-mucho-mas-que-una-crema

 

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column][/vc_row]

 

Racimos-de-Uvas-Rojas_Fondos-de-Pantalla-de-Frutas

Beneficios de la Uva Roja

Alimento predilecto de los dioses y césares que quizás conocían en profundidad sus bondades, el fruto de la vid fue buscado como fuente de energía por su gran cantidad de azúcares o en el buen vino por su atrapante esencia. En Pilar Navarro Dermatología  analizamos las propiedades de la uva roja.

Comer uvas rojas es muy parecido a engullir caramelos, ya que su dulzura y sabor son únicos y además están repletas de propiedades nutritivas.

Los compuestos fenólicos (antocianostaninos y flavonoides), abundantes en las uvas son responsables de su color y sabor, son poderosos antioxidantes y como tales son antirradicales libres naturales que previenen la causa de enfermedades como el cáncer o las cardiovasculares.

Además son vasodilatadores, y dada su cualidad antioxidante, su consumo también previene la acumulación de sedimentos en las arterias, lo que produce la arteriosclerosis.

Su contenido en fibra lo convierte en un laxante suave para casos de estreñimiento siempre y cuando se coma la uva con su piel y semillas. Para quienes sufren de estómago delicado, lo más conveniente es consumir el zumo de la uva o mosto.

Algunas contraindicaciones están relacionadas a la riqueza en azúcares de las uvas, por lo que las personas con diabetes y exceso de peso pueden consumirlas siempre y cuando controlen la cantidad. Los polifenoles y las sustancias abundantes en las uvas rojas, pueden ocasionar migraña en personas que son propensas a este tipo de males, por lo que en ellas también su consumo debe ser medido.

En el caso de las embarazadas, se recomienda el consumo de uvas rojas sobre todo en los primeros meses de gestación ya que por su contenido de ácido fólico favorece la división y multiplicación celular.

Fuente: http://otramedicina.imujer.com/2011/05/27/propiedades-de-la-uva-roja

 

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column][/vc_row]

 

manos-limpias-tratamientos-para-manos

uñas

La función de las uñas es proteger los tejidos de los dedos.

Dependiendo de cómo se encuentran las uñas nos puede indicar el estado de salud. Observándose del tipo de cambio que padezcan las uñas puede ser indicador de tipos de enfermedades, ya sean cardíacas, pulmonares , renales y hepáticas.

En algunas ocasiones se ven afectadas por enfermedades bacterianas y hongos (Dermatofitos).
Como recomendación se sugiere cuidar las uñas de la exposición de mordisqueo, utilizando productos químicos agresivos, disolventes, esmaltes  y endurecedores  excesivamente cargados de formol y quitaesmaltes abrasivos.

Una adecuada alimentación y aporte adecuado de vitaminas y minerales ayuda a prevenir enfermedades de las uñas evitando que se tornen débiles y quebradizas.

Cuando exista un problema ungueal deberá consultarse a un dermatólogo, quien es el especialista para identificar la patología y tratarla.

Una de las consultas mas frecuentes es la ONICOSQUICIA o uñas quebradizas y esta es causada por el traumatismo repetitivo y la consecuente deshidratación.

Su tratamiento consiste en quitar las causas y aplicar vaselina líquida en las uñas tras el contacto con el agua.

Fuente: http://www.masquebelleza.com.co/Secciones/Salud-y-Belleza/U%C3%B1as.aspx

 

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column][/vc_row]