plantwire02f-1-web

La contaminación también causa envejecimiento

Junto con el sol, la contaminación acelera el ciclo vicioso de envejecimiento de la piel en dos vías discretas: 

  • Crea daño por radicales libres.
  • Agota las defensas antioxidantes.

La contaminación impacta fuertemente en la salud, causando un amplio rango de daño que disminuye la expectativa de vida, hasta enfermedades de la piel mortales y signos de envejecimiento visible.

Varios estudios epidemiológicos  confirman que la contaminación:

  • Reduce de forma excesiva la expectativa de vida hasta por 15 años.
  • Incrementa la hospitalización por enfermedades cardiovasculares, recaídas e insuficiencia cardíaca congestiva.
  •  Aumenta las visitas a  urgencias por desordenes en la piel.

Los componentes industriales reaccionan con la radiación UV y crean contaminantes nocivos.

Amenaza interna y externa para la salud de la piel

La piel es la primera línea de defensa del cuerpo. Como los contaminantes del ambiente global alcanzan niveles sin precedentes, el potencial del daño en la piel aumenta de forma diaria.

Los contaminantes se dividen en seis principales categorías, los cuales, todos son amenazas significativas para la salud ya que causan estrés oxidativo que la dañan la salud de la piel.

  • Plomo metálico e industrial (plantas procesadoras)
  • Óxido de nitrógeno 
  • Óxido de azufre
  • Monóxido de carbono
  • Ozono
  • Partículas suspendidas 

Emisiones industriales y de autos, humo de cigarrillo, ozono a nivel del suelo y el sol, todas fuentes de contaminación. Trabajan en sinergia para abrumar las defensas internas de la piel, desencadenando una cascada de daño profundo en la piel. 

Fuente: http://assets.nydailynews.com/polopoly_fs/1.1070524!/img/httpImage/image.jpg_gen/derivatives/article_1200/plantwire02f-1-web.jpg

ce_ferulic_large

Ácido ferúlico

Es un antioxidante de origen vegetal que se encuentra, entre otras especies, en las aceitunas y en las moras, que actúa de escudo protector e inhibe los daños en el ADN causados por  los rayos ultravioleta, principales responsables del daño que sufre la piel (envejecimiento prematuro y cáncer de piel). 

Su uso continuo aumenta notablemente el grado de protección que ofrecen los filtros solares a la hora de prevenir el envejecimiento. Y, aplicado tras la exposición solar, acelera la recuperación de la piel. 

El ácido ferúlico protege toda la estructura dérmica, que es donde se ubican el colágeno y la elastina, así como los capilares.

Fuente: http://www.ar-revista.com/belleza/cara-y-cuerpo/acidos-a-favor-de-tu-piel/acido-ferulico-protege

Fuente: http://www.skinceuticals.co.uk/site/pages/showImage.aspx?ImageId=3563&mode=0

[vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column]

CTRICO~1

Vitamina C

Es una vitamina hidrosoluble necesaria para el crecimiento y desarrollo normales.

Las vitaminas hidrosolubles se disuelven en agua. Las cantidades sobrantes de la vitamina salen del cuerpo a través de la orina; eso quiere decir que la persona necesita un suministro continuo de tales vitaminas en la dieta.

Funciones

La vitamina C se necesita para el crecimiento y reparación de tejidos en todas las partes del cuerpo. Se utiliza para:

  • Formar una proteína importante utilizada para producir la piel, los tendones, los ligamentos y los vasos sanguíneos.
  • Sanar heridas y formar tejido cicatricial.
  • Reparar y mantener el cartílago, los huesos y los dientes.

La vitamina C es uno de muchos antioxidantes, los cuales son nutrientes que bloquean parte del daño causado por los radicales libres.

  • Los radicales libres se producen cuando el cuerpo descompone el alimento o cuando usted está expuesto al humo del tabaco o a la radiación.
  • La acumulación de radicales libres con el tiempo es ampliamente responsable del proceso de envejecimiento.
  • Los radicales libres pueden jugar un papel en el cáncer, la cardiopatía y trastornos como la artritis.
  • Los antioxidantes también ayudan a reducir el daño corporal causado por los químicos y contaminantes tóxicos como el humo del cigarrillo.

El cuerpo no puede producir la vitamina C por sí solo, ni tampoco la almacena. Por lo tanto, es importante incluir muchos alimentos que contengan esta vitamina en la dieta diaria.

Durante muchos años, la vitamina C ha sido un remedio popular para el resfriado común.

  • La investigación muestra que, para la mayoría de las personas, los suplementos de vitamina C o los alimentos ricos en dicha vitamina no reducen el riesgo de contraer el resfriado común.
  • Sin embargo, las personas que toman suplementos de vitamina C regularmente podrían tener resfriados ligeramente más cortos o síntomas algo más leves.
  • Tomar un suplemento de vitamina C después de que empiece un resfriado no parece servir.

Fuentes alimenticias

Todas las frutas y verduras contienen alguna cantidad de vitamina C.

Las frutas que tienen las mayores fuentes de vitamina C son, entre otros:

  • Melón cantalupo
  • Frutas y jugos de cítricos
  • Kiwi
  • Mango
  • Papaya
  • Piña
  • Fresas, frambuesas, moras y arándanos
  • Sandía o melón

Los vegetales que son las mayores fuentes de vitamina C abarcan:

  • Brócoli, coles de Bruselas, coliflor
  • Pimientos rojos y verdes
  • Espinaca, repollo, nabos verdes y otras verduras de hoja
  • Papa o patata blanca y la dulce (camote)
  • Tomates y su jugo
  • Cidrayote

Algunos cereales y otros alimentos vienen enriquecidos o fortificados con vitamina C. Enriquecidos significa que al alimento se le ha agregado una vitamina o mineral. Verifique las etiquetas del producto para ver cuánta vitamina C contiene.

Cocer los alimentos ricos en vitamina C o almacenarlos durante un periodo de tiempo largo puede reducir el contenido de dicha vitamina. Cocer en microondas o al vapor alimentos ricos en vitamina C puede reducir las pérdidas por la cocción. Las mejores fuentes alimentarias de vitamina C son las frutas y las verduras crudas o sin cocer.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios serios a causa de demasiada vitamina C son muy infrecuentes porque el cuerpo no puede almacenar dicha vitamina. Sin embargo, no se recomiendan cantidades superiores a 2,000 mg/día, dado que tales dosis altas pueden llevar a malestar estomacal y diarrea.

Muy poca cantidad de vitamina C puede llevar a signos y síntomas de deficiencia, como:

  • Anemia.
  • Encías sangrantes.
  • Disminución de la capacidad para combatir infecciones.
  • Disminución de la tasa de cicatrización de heridas.
  • Resequedad y formación de mechones separados en el cabello.
  • Tendencia a la formación de hematomas.
  • Gingivitis (inflamación de las encías).
  • Sangrados nasales.
  • Posible aumento de peso debido al metabolismo lento.
  • Piel áspera, reseca y descamativa.
  • Dolor e inflamación de las articulaciones.
  • Debilitamiento del esmalte de los dientes.

Una forma grave de deficiencia de vitamina C se conoce como escorbuto, que afecta principalmente a adultos mayores y desnutridos.

Recomendaciones

La ración diaria recomendada en la dieta (RDR) para las vitaminas refleja qué tanta cantidad de cada vitamina deben obtener la mayoría de las personas cada día. La RDR para las vitaminas se puede usar como meta para cada persona.

La cantidad de cada vitamina que se necesita depende de su edad y sexo. Otros factores, como el embarazo y las enfermedades, son igualmente importantes.

La mejor forma de obtener los requerimientos diarios de las vitaminas esenciales, entre ellas la vitamina C, es consumiendo una dieta equilibrada que contenga una variedad de alimentos.

Ingestas de referencia en la dieta para la vitamina C:

Bebés:

  • 0 – 6 meses: 40* miligramos/día (mg/día)
  • 7 – 12 meses: 50* mg/día

*Ingesta adecuada (IA).

Niños:

  • 1 – 3 años: 15 mg/día
  • 4 – 8 años: 25 mg/día
  • 9 – 13 años: 45 mg/día

Adolescentes:

  • Niñas de 14 a 18 años: 65 mg/día
  • Adolescentes embarazadas: 80 mg/día
  • Adolescentes lactantes: 115 mg/día
  • Niños de 14 a 18 años: 75 mg/día

Adultos:

  • Hombres de 19 años o más: 90 mg/día
  • Mujeres de 19 años o más: 75 mg/día
  • Mujeres embarazadas: 85 mg/día
  • Mujeres lactantes: 120 mg/día

Los fumadores activos o pasivos a cualquier edad deben incrementar su cantidad diaria de vitamina C a 35 mg adicionales.

Las mujeres que estén en embarazo o amamantando y las que fuman necesitan cantidades mayores de vitamina C. Pregúntele al médico cuál es la mejor cantidad para usted.

Nombres alternativos

Ácido ascórbico; Ácido deshidroascórbico

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002404.htm

[vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column]

piel

¿cómo me realizo el autoexamen de piel?

Autoexamen de piel

Es la revisión regular de la propia piel en búsqueda de tumoraciones anormales o cambios inusuales. Este examen ayuda a encontrar cualquier problema cutáneo sospechoso. Cuanto más temprano se le diagnostique el cáncer de piel, mayor será la probabilidad que tenga usted de curarse.

Forma en que se realiza el examen

El Instituto Nacional de Cancerología (National Cancer InstituteNCI) de los Estados Unidos y la Academia Estadounidense de Dermatología (American Academy of DermatologyAAD) recomiendan que las personas se realicen el autoexamen de piel una vez al mes.

El momento más fácil para realizar el examen puede ser después de bañarse o ducharse. Las mujeres pueden llevar a cabo su autoexamen de piel al mismo tiempo que realizan el autoexamen de mama mensual y los hombres mientras se practican el autoexamen testicular mensual.

Lo ideal es que la habitación tenga un espejo de cuerpo entero y luces brillantes de manera que usted se pueda observar bien todo el cuerpo.

Cuando se esté realizando el autoexamen de piel, busque:

  • Marcas nuevas en la piel (lunares, manchas, cambios en el color, protuberancias).
  • Lunares que han cambiado de tamaño, textura, color o forma.
  • Lunares o lesiones que no sanan o que continúan sangrando.
  • Lunares con bordes desiguales, diferencias en color o falta de lados iguales (simetría).
  • Cualquier lunar o neoplasia que tenga una apariencia muy diferente de otras neoplasias cutáneas.

Los expertos recomiendan que usted se examine la piel de la siguiente manera:

  • Observe minuciosamente todo el cuerpo en el espejo, tanto de frente como por detrás.
  • Revise bajo los brazos y en ambos lados de cada brazo.
  • Examine los antebrazos después de doblar los brazos por los codos, luego revise las palmas de las manos y por debajo de los brazos.
  • Mire por el frente y por detrás de ambas piernas.
  • Mire los glúteos y el área entre ellos.
  • Examine el área genital.
  • Observe la cara, el cuello, la nuca y el cuero cabelludo. Es mejor usar tanto un espejo de mano como un espejo de cuerpo entero, junto con un peine para revisar las áreas del cuero cabelludo.
  • Revise los pies, incluyendo las plantas y el espacio entre los dedos.
  • Solicítele a una persona de confianza que le ayude a examinar las áreas difíciles de ver.

Consideraciones

Siempre coméntele al médico si:

  • Se presenta cualquier úlcera o mancha inusual o nueva en la piel.
  • Un lunar o lesión cutánea cambia de color, tamaño o textura.
  • Tiene una úlcera que no sana.

 

Fuente: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007086.htm

Fuente: http://www.noticiasrptv.com/site/vernoticia.asp?ac=Autoexamen%20de%20piel&WPLACA=70

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column][/vc_row]
Racimos-de-Uvas-Rojas_Fondos-de-Pantalla-de-Frutas

Beneficios de la Uva Roja

Alimento predilecto de los dioses y césares que quizás conocían en profundidad sus bondades, el fruto de la vid fue buscado como fuente de energía por su gran cantidad de azúcares o en el buen vino por su atrapante esencia. En Pilar Navarro Dermatología  analizamos las propiedades de la uva roja.

Comer uvas rojas es muy parecido a engullir caramelos, ya que su dulzura y sabor son únicos y además están repletas de propiedades nutritivas.

Los compuestos fenólicos (antocianostaninos y flavonoides), abundantes en las uvas son responsables de su color y sabor, son poderosos antioxidantes y como tales son antirradicales libres naturales que previenen la causa de enfermedades como el cáncer o las cardiovasculares.

Además son vasodilatadores, y dada su cualidad antioxidante, su consumo también previene la acumulación de sedimentos en las arterias, lo que produce la arteriosclerosis.

Su contenido en fibra lo convierte en un laxante suave para casos de estreñimiento siempre y cuando se coma la uva con su piel y semillas. Para quienes sufren de estómago delicado, lo más conveniente es consumir el zumo de la uva o mosto.

Algunas contraindicaciones están relacionadas a la riqueza en azúcares de las uvas, por lo que las personas con diabetes y exceso de peso pueden consumirlas siempre y cuando controlen la cantidad. Los polifenoles y las sustancias abundantes en las uvas rojas, pueden ocasionar migraña en personas que son propensas a este tipo de males, por lo que en ellas también su consumo debe ser medido.

En el caso de las embarazadas, se recomienda el consumo de uvas rojas sobre todo en los primeros meses de gestación ya que por su contenido de ácido fólico favorece la división y multiplicación celular.

Fuente: http://otramedicina.imujer.com/2011/05/27/propiedades-de-la-uva-roja

 

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column][/vc_row]

 

frutos secos

Antioxidantes altamente efectivos y deliciosos

Los frutos secos son ricos en fibra, tienen bajos niveles de grasas saturadas y un alto contenido de grasas insaturadas beneficiosas, además de ser muy ricos en antioxidantes.

Nueces, almendras, cacahuetes, pistachos, avellanas, anacardos, macadamias, se pueden Introducir en nuestra dieta y  consumirlos de forma  habitual, además de ser un placer para el paladar, trae consigo un buen número de beneficios para nuestra salud.

Los antioxidantes en los frutos secos son entre 2 y 15 veces más potentes que la vitamina E.

Los antioxidantes presentes en los frutos secos se consideran que tienen propiedades anticancerígenas y que ayudan a regular el sueño.
Los expertos recomiendan ingerir diariamente cantidades concretas de los más destacados alimentos con capacidad antioxidante: fruta (3 piezas diarias), pan (100-180 g diarios), patatas (1-2 diarias), hortalizas (un plato de verdura o ensalada casi todos los días), cacao (1 o 2 cucharadas soperas diarias), legumbres, (1 plato dos o tres veces por semana), frutos secos (una o dos raciones diarias) y aceite de oliva (para aderezar los platos y/o cocinar).

Fuente: http://www.biomanantial.com/poder-antioxidante-los-frutos-secos-a-352-es.html

[vc_row][vc_column width=»1/2″][vc_row_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_tweetmeme type=»horizontal»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_googleplus type=»medium»][/vc_column_inner][vc_column_inner width=»1/3″][vc_pinterest][/vc_column_inner][/vc_row_inner][/vc_column][vc_column width=»1/2″][/vc_column][/vc_row]